Le Flex, del Funmachine al pop electrónico de los 2000, sin escalas

noticias79mx

Le Flex, del Funmachine al pop electrónico de los 2000, sin escalas

Oscar Wilde, el dramaturgo y novelista irlandés que escribió El Retrato de Dorian Gray, dijo una vez que “el arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos” y la música del compositor, cantante, músico y productor británico, Le Flex (35), que presentamos en esta ocasión, es fiel ejemplo de las palabras del autor de la novela del hombre sin tiempo.

Será que nos ha llamado la atención de su ‘decir’ al cantar, por ese glamouroso modo de componer, influenciado por una gran década musical, y porque sobre todo, desde la opinión de Dj, porque su música hace bailar a las chicasO tal vez por su natural timbre vocal que inequívocamente nos hace pensar en George Michael.

Este es Le Flex, uno de los artistas de lo que hoy calificamos como pop electrónico y que en exclusiva lo presentamos para los lectores de Forbes Life y para la gran cantidad de fans que ostenta en nuestro país.

Con grato placer logramos contactarnos a través de una videollamada de Instagram…

Forbes: -Cuéntanos algo de tu formación musical y ¿cómo nace la idea de Le Flex?

Le Flex: -De pequeño estudié piano y teníamos en casa un Funmachine (N. de la R. fabricado por Baldwin e incluso Yamaha, es un órgano de pie, sintetizador, caja de ritmos todo-en-uno, muy popular en los 70´s) con el cual aprendí a tocar adquiriendo mis primeras habilidades a mis 7 años. Más adelante me metí con la guitarra. A los 11, llegaba de la escuela y me ponía a tocar y de a poco comencé a componer música para TV. La idea de Le Flex se fue dando sola porque trabajaba en casa y a medida que fueron apareciendo las canciones surgió la necesidad de tener un cantante y como no me gustaba ninguno, traté de hacerlo yo y se fue dando naturalmente. Luego con la internet tuve la posibilidad de poner mis músicas para que la gente las fuera conociendo y de a poco Le Flex se transformó en una de mis ocupaciones principales…

 

F: -Tu gran manera de componer, que hace que todos tus temas uno los termine cantando o bailando, es muy especial. Tengo un particular amigo Dj que dice que eres como George Michael hubiera querido ‘sonar’ si hoy en día estuviera vivo. Que opinas sobre ello…

LF: -Principalmente es un gran halago, no fue algo premeditado, sinceramente decidí tratar de cantar y así salieron las cosas. En lo personal no pienso que sea tan parecido, mis influencias son muy variadas, pero puede que haya algo de cierto en eso.

F: -Es innegable tu timbre vocal como una ‘cápsula del tiempo‘ que te lleva a los 80s… ¿cuáles son las influencias de tu sonido? algo de artista de los 80s y 90s, algo de Dj de los 2010, todo a la vez a la vez y ‘combinado’ perfectamente…

LF: -Escucho mucho jazz, sus acordes y estructuras. Estoy orgulloso de hacer musica pop y además la consumo. Por supuesto que el R&B está presente, incluso en los ritmos. Me gusta el pop con una dósis de Michael Jackson, Sister Sledge, por ejemplo. No es una idea comercial, escribo música principalmente para mí y no pienso en ser comercial. Así salen las cosas.

F: -Llevas nueve discos desde el increíble The Dancefloor Suite, pero tu último álbum es más parejo en cuanto a baladas y músicas bailables, ¿es porque quieres balancear tu Flexappeal buscando un equilibrio entre ambas?

LF: -Definitivamente no, Le Flex es siempre lo que quiero hacer, sobre la música que me gusta de los 80s y me presiono con la misma energía tanto para hacer una balada como “This could be love” de mi último disco o para hacer track más dancefloor como “Meet me on the dancefloor“, “Feels like Ooh” o “In my dreams with you“. Cuando me siento a componer, sale lo que sale.

F: -Hablanos de tus próximas producciones y qué esperamos de Le Flex… ¿canciones nuevas o alguna colaboración?

LF: -En agosto les adelanto que sale Songs I wish I’d written volumen 3, con muchas sorpresas, entre ellas una versión soft dance de Insensatez (N. de la R. el clásico del jazz-bossanova compuesto por Antônio Carlos Jobim, quien se basó libremente en el Preludio No. 4 en Mi menor Opus 28 de Federico Chopin, con letra de Vinicius de Moraes). Cuando la escuchaba de chico me marcó muchísimo y ahora regresa con una versión en inglés (N. de la R. y probablemente otra en portugués de acuerdo a lo visto en su Instagram). La verdad me gusta tocar solo y tampoco ceder en mis composiciones.

fuente: forbes