Cimarrón, la banda llanera que llevó el joropo de Orinoco al mundo entero

noticias79mx

Cimarrón, la banda llanera que llevó el joropo de Orinoco al mundo entero

Con un corazón que late desde los llanos orientales de la región del Orinoco que comparten Colombia y Venezuela, un grupo de virtuosos músicos ha llevado la tradición sonora a los cinco continentes. El arpa, las maracas, el bajo y la bandola de Cimarrón, han encendido escenarios en más de treinta países con los pasos del joropo, y este año se han convertido en la primera banda colombiana en ganar un Songlines Music Award.

Veinte años de trayectoria bajo la dirección del maestro arpista Carlos “Cuco” Rojas, quien falleció a inicios del presente año, ha dejado un legado histórico en la música colombiana, en aquella exploración de las percusiones profundas de la región. Sonoridad evoca, los llanos se hacen presentes, aquellos que toman forma a través de una instrumentación global, fenómeno donde converge el mundo con el hombre de a caballo y sus raíces.

“Hemos querido retomar, desde los inicios de Cimarrón, el contrabajo, para buscar el sonido acústico de los años cincuenta,” comparte Ana Veydó, directora de la agrupación, en entrevista para Forbes Life. “Luego incluimos el cajón peruano y un instrumento muy importante de la costa colombiana: la tambora. Y después el zurdo brasileiro”, destacó Veydó.

Es justamente esta reinvención de los sonidos tradicionales lo que ha distinguido a Cimarrón en escenarios internacionales, en conjunto con su vibrante energía y danzas que son la esencia de su música. Redescubriendo las raíces indígenas y africanas de la música llanera, han logrado un híbrido revolucionario.

Hablando sobre las canciones de su último álbum titulado “Orinoco”, Veydó nos remitía a aquella exploración musical en la que “quisimos hacer un homenaje a nuestros indígenas. Por que si bien el joropo está relacionado con una parte específica de la región y un pueblo, nosotros consideramos que eso es sólo una parte. Está lo indígena, pero también está lo afro”.

El récord de 10 canciones, que también fue nominado para un Latin Grammy en 2019, es el primero del grupo producido en Colombia y de forma independiente. De esta manera pudieron plasmar la verdadera esencia de Cimarrón en cada producción: la banda en vivo.

“Nosotros somos seres del escenario. Queríamos retratar lo que habíamos hecho a lo largo de estos años, y dejar ahí lo que nos caracteriza. Siempre nos han identificado por nuestra puesta en escena,” explica Veydó. “Esto fue lo que nos inspiró a realizarlo como lo hicimos. Que se sienta la energía y el calor de los músicos. Incluso capturamos los zapateos como parte integral de nuestra sonoridad”, agregaba la directora.

Nominados previamente para un Grammy anglo en la categoría de Mejor Álbum de Músicas del Mundo en el 2004, ahora el reto para Cimarrón será superar la maestría con la que ejecutó “Orinoco”. Seguir demostrando la destreza que siempre ha caracterizado a sus músicos es parte de la esencia de la banda. El talento ancestral los ha colocado al nivel grandes bandas africanas que normalmente dominan los Songlines Music Awards en Londres, mismos que este año estelarizó el grupo colombiano para convertirse en el primero del país en recibir el reconocimiento por Mejor  Agrupación.

Desde su hogar en Colombia, Ana Veydó nos recuerda la importancia del arte en momentos de crisis como el que actualmente se vive debido a la pandemia por coronavirus: “La música es la mejor compañía en este momento. Creo que todos hemos tenido que recurrir a ella, y no digo sólo los músicos. Nos llena de mucha esperanza. Ha sido parte de la reflexión sobre lo que somos… para recordarnos que estamos hechos de corazón”.

fuente: forbes